Significado

El TAU tiene la forma da letra griega TAU (T) que es una cruz.

Las dos mayores influencias directas en Francisco, con relación al TAU, fueron los antonianos y el Cuarto Concilio de Letrán. San Francisco tomó el TAU y su significado de los antonianos. Ellos eran una comunidad religiosa masculina, fundada en 1095, cuya única función era cuidar a los leprosos.

En sus hábitos era pintada una gran cruz. Francisco tenía relaciones muy familiares con ellos, porque trabajaban en la leprosería de Asís, en el Hospital de San Blas, en Roma, donde Francisco estuvo hospedado.

En el principio de su conversión, Francisco encontró a los antonianos y su símbolo del TAU. Pero la influencia más fuerte que hizo del TAU un símbolo tan querido para Francisco y por la cual él se tornó su firma, fue la del Concilio de Letrán. Los historiadores generalmente admiten que Francisco estaba presente en ese Concilio, en el cual el Papa Inocencio III hizo el discurso de apertura, incorporando en su homilía el pasaje de Ezequiel (9,4) que dice que los elegidos serán marcados con la señal del TAU: "Recorre Jerusalén, marca con una cruz en la frente a los hombres que se lamentan y que gimen por todas esas prácticas escandalosas que se realizan en esta ciudad", y agrega: "El TAU es la última letra del alfabeto hebreo y su forma representa a la cruz, exactamente como fue la cruz antes de ser fijada en ella la tabla con inscripción de Pilatos. El TAU es la señal que el hombre lleva en la frente cuando - como dice el apóstol - crucifica el cuerpo con sus pecados cuando dice: "No quiero gloriarme a no ser en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo fue crucificado para mí, y yo para el mundo" (...) ¡Sean por lo tanto maestros de esta cruz!

¡Sean los campeones del Tau!

Cuando Inocencio III terminó su homilía con " ¡SEAN LOS CAMPEONES DEL TAU!" Francisco tomó estas palabras como dirigidas a él e hizo del TAU su propio símbolo, el símbolo de su Orden, de su firma; mandó pintarlo en todo lugar y tuvo gran devoción a él hasta el fin de su vida.

Simple y básicamente, el TAU representa a la CRUZ. Los Concilios de la Iglesia fueron convocados para reformar a la Iglesia, cabeza y miembros. Así el gran tema de la Reforma: personal, interior, conversión constante y cambio de vida. Aquellos que debían comprometerse con la conversión continua, una vida de constante penitencia, debían ser marcados con el TAU.

El TAU para Francisco es una señal de la certeza de salvación; es la señal de universalidad de la salvación y es el símbolo de la conversión continua.

Si tú permites ser marcado con el TAU o usas el TAU, tú estás diciendo que te comprometiste con la conversión continua, es decir, con el tema de la Espiritualidad Franciscana. No quiere decir que te hayas convertido de una sola vez, sino a cada día, a cada mes, a cada año, tú conservas tu mirada fija en el Señor como su única meta, y camina en dirección a él con la mente indivisa (Carta S. Mary Margaret, oct. 1989).

Shalom

El TAU es una señal de los elegidos que Dios llama a ejercer una misión. Siguiendo el ejemplo de Francisco, somos conscientes de eso y queremos decir sí a ese llamado, a esa elección que Dios nos hace.

Traemos una semilla de San Francisco, dentro de nuestro corazón como vocación, como comunidad, por eso el TAU es, también una señal de elección para nosotros y para el mundo (Moysés Azevedo Filho, IN. Maná – set./oct. 1990).

En la vocación Shalom, cada elemento del TAU tiene un significado especial:

  • Él es hecho de madera y confeccionado por nosotros mismos, como una señal de que deseamos vivir la pobreza, en la Obra y de la Obra (RVS); vivir de lo que el Señor hace a través de nuestras manos, do nuestro trabajo;
    • Es sostenido por un cordón de tejido para que nos recordemos, como aconseja Santa Teresa, baluarte de nuestra vocación, de que “todo pasa. Sólo Dios basta”;
    • Porque fue adoptado por San Francisco, es una señal de la importancia de este santo en la vocación;
    • Tiene las letras hebreas “SHALOM” grabadas, significando que la Paz de la cual buscamos ser ministros y discípulos es la plenitud de la Paz, en el sentido hebreo de la palabra;
    • La palabra “SHALOM” escrita sobre la cruz (TAU) significa que, para nosotros, la Paz es Jesús;
    • “SHALOM” está escrito en el TAU como fuego (pirógrafo) simbolizando la elección irreversible de Dios por nosotros y la vocación grabada a fuego en nuestros corazones;
    • Toda vez que retiramos o colocamos el TAU, nosotros lo besamos diciendo: “Gracias, Señor, por haberme elegido”.

Extraído del libro "Orando con la Biblia y San Francisco de Asís", a. Jussara Lima Dias, de la Comunidad Católica Shalom. Ed. Shalom.