Shalom

La Misión Shalom en Varsovia completa un año de actividades

Fruto de la JMJ 2016, la misión Shalom en Varsovia está marcada por la presencia de los jóvenes. Cinco misioneros de la Comunidad de Vida realizan actividades de evangelización, y al mismo tiempo aprenden la lengua y la cultura de San Juan Pablo II.

En noviembre, la misión de la Comunidad Católica Shalom en la capital polaca, conmemora un año de actividades. Fruto de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2016 en Polonia, la misión Shalom está marcada por la fuerte actuación de la juventud Varsoviana.

Actualmente, cinco misioneros de la Comunidad de Vida realizan diversas actividades de evangelización, y al mismo tiempo aprenden la lengua y la cultura de San Juan Pablo II. En entrevista al comshalom (SH), Isnayde Barreto, responsable de la misión, comparte las gracias y los desafíos del primer año oficialmente en Varsovia.

SH: Cuéntanos un poco como la Comunidad llegó a Varsovia, capital de Polonia.

Isnayde: Con toda seguridad, la misión de Varsovia además de ser un sueño del corazón de Dios, se puede decir que ella es también uno de los frutos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 2016 – que se realizó en Polonia – y, consecuentemente, fruto del deseo del corazón de los jóvenes polacos.

Contando un poco de la historia, ocurrió que en el período previo a la JMJ, la famosa “pre-jornada” que se llevó a cabo en Varsovia, la Comunidad Shalom marcó presencia en la ciudad con sus misioneros peregrinos y con los jóvenes de la Obra. Y antes de que ellos partieran para Cracovia, pudieron tener allí fuertes experiencias con los jóvenes y familias Varsovianas, creando lazos de amistad y comunión, contribuyendo al mismo tiempo con nuestra propia espiritualidad Carismatica, en la Unidad, y presentando también nuestra forma de rezar y alegría de testimoniar a Cristo Resucitado.

Todo ello generó un movimiento que partió desde los propios jóvenes polacos, quienes pidieron la presencia de la Comunidad también en Varsovia (ya estábamos en Cracovia desde 2015) y tras los procesos normales de una fundación, en comunión con la Iglesia local, ayudados también por los jóvenes y las personas de la ciudad, fue anunciada oficialmente la fundación de Varsovia el 2017. Después de ello, a continuación vino el discernimiento de los misioneros.

SH: ¿Cómo va el proceso de adaptación? ¿Cuáles son las gracias y desafíos de este tiempo?

Isnayde: Cada uno vive un tiempo diferente, pero, gracias a Dios, nos vamos encontrando uno en el otro y, principalmente, en la vida de los jóvenes y en las exigencias que han surgido en la misión vemos la palanca que nos impulsa aún más en ese proceso. Vivimos un camino que no es tan natural en una fundación… Lo natural sería dedicarnos – al menos inicialmente – a los estudios, sin embargo, hasta por la forma que fuimos invitados a estar aquí, nos fue señalado otra forma de vivir el aprendizaje e inculturación preliminar, la que se basa en estar con ellos y formarlos para, así junto a ellos, evangelizar, incluso si estamos en el inicio de la misión.

El desafío más grande es la dificultad propia de la lengua – el polaco, de hecho, es una lengua difícil! ¡Y la gracia son los jóvenes! No podría pensar en este momento cómo responder a esto de otra forma. Al principio, las exigencias fueron un desafío para nosotros, pues nos preocupamos como podríamos responder a todo esto sin el dominio de la lengua, pero con el paso del tiempo, vemos que fue fuente de muchas gracias, pues eso nos llevó aún más a la urgencia de aprender para responder y evangelizar. Todo esto, a cada paso, a cada respuesta, con el apoyo de nuestros jóvenes.

SH: ¿Cuáles son los trabajos que la comunidad desarrolla actualmente?

Isnayde: Cada día, probamos la generosidad de Dios, su urgencia en evangelizar esta ciudad y este pueblo. Con tres meses de misión, los mismos jóvenes que pidieron la Comunidad para ésta ciudad, nos acogieron y se iniciaron espontáneamente un grupo de oración en nuestra casa, sin preocuparse de saber o no su lengua, pero sólo expresaban el deseo de experimentar el Carisma a través de nosotros, algo que desde hace mucho tiempo esperaban.

Es así, comenzamos nuestro primer grupo de oración, en inglés, portugués y polaco. Este grupo que comenzó con 7 jóvenes, hoy cuenta con 12 jóvenes, que fueron atraídos por los que ya estaban y también a través de otras acciones, como la cafetería y la oración carismática. Esta oración nos fue confiada por nuestro párroco, en comunión con un diácono permanente, para ser realizada todos los domingos después de la misa, en la capilla. En ese momento, rezamos por cada persona allí presente de forma individual.

Desde hace seis meses, comenzamos un trabajo, en comunión con nuestros padres responsables, en la organización y funcionamiento de una cafetería ubicada en el sótano de la Iglesia. Esta acción ha sido una red de pesca, donde hemos tocado con nuestras manos los moldes la propia forma carismática de evangelización.

Por otro lado, por fin, este año comenzamos también a recorrer un camino vocacional con 5 jóvenes, los mismos que ya nos conocían desde la JMJ. Es una gran gracia comenzar esta misión a partir de los jóvenes, con los jóvenes y por medio de una cafetería, ya que así comenzó nuestra comunidad hace 36 años. Vemos todo esto como gran signo de la voluntad y del deseo de Dios para esta misión.

SH: ¿Cómo es la relación con los jóvenes?

Isnayde: ¡Muy buena! Como ya he descrito, somos agraciados por Dios, de forma especial, por ser ellos, los jóvenes, los protagonistas en la misión. Son ellos que ya están al frente de muchas cosas – cafetería, grupo de oración (incluso ya algunos coordinan oraciones comunitarias y organizan momentos de convivencia fraterna). También están muy presentes en nuestra casa comunitaria: en las mañanas de oración, convivencias fraternas, oraciones comunitarias, fechas festivas y celebrativas para la comunidad. En fin, es con ellos que vamos conduciendo esta misión. Además de todo ello, esta año conseguimos enviar a dos de nuestras jóvenes a Escuela de Liderazgo en Fortaleza, lo que trae aún más gracias a la juventud de nuestra misión.

Traducción: Marjori Small


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *